Protege a tu perro en primavera

Protege a tu perro en primavera

Con el estreno de la nueva primavera llegan el sol, los campos verdes y algún que otro “visitante” no deseado.

Protege a tu perro de parásitos, alergias y enfermedades habituales con la llegada del buen tiempo.

Parásitos externos

Realmente pueden ser una molestia durante todo el año, pero con el calor es muy habitual que nuestro perro vaya más a los parques o al campo e interactúe con otros perros, lo que aumenta las probabilidades de que coja pulgas y garrapatas. También se puede contagiar de hongos tipo tiña.

  • Pulgas: producen un picor intenso, con lo que no podrá dejar de rascarse. Este rascado intenso puede producir la inflamación de la piel, en casos extremos hasta producirse heridas. Además, no son pocos los casos de perros que tienen alergia a la propia picadura de las pulgas. Por todo esto, cuando tu perro tenga estos “polizones”, tendrás que tratarle con productos adecuados para él recomendados por tu veterinario. ¡Tampoco debes olvidarte de su entorno, especialmente donde duerme, ya que los huevos de pulga pueden permanecer activos ahí durante meses y volver a infestarle!
  • Garrapatas: transmiten enfermedades muy graves y se alimentan de sangre, así que se impone su tratamiento inmediato. Para comprobar su presencia, vigila el cuello y las orejas de tu perro, ya que ahí se observan con mayor facilidad.
  • Tiña: es una enfermedad producida por unos hongos microscópicos que causan una afección dérmica muy resistente y contagiosa. Ante cualquier calva inusual, ¡al veterinario!

Alergias

El perro, como el ser humano, también puede tener alergia, que es una reacción del organismo ante una sustancia que el sistema inmunitario interpreta como nociva. Entre las sustancias comunes que pueden producir una reacción alérgica a nuestro perro están los perfumes y los productos de limpieza, pero también son frecuentes las alergias al polen de las plantas, así como a las picaduras de insectos, sean parásitos suyos, como las pulgas, o no, por ejemplo, las avispas.

  • Polen de las plantas: la primavera es la época del año en que el ambiente tiene más cantidad de polen. Si tu perro es alérgico, en primavera se acentuarán los síntomas. Además, al estar más tiempo en el exterior tiene más probabilidades de entrar en contacto con el polen de las plantas que le den alergia. Algunos perros tienen una gran tendencia a padecer alergiaque sólo afecta a la piel y los veterinarios la llaman atopia. ¡En ningún caso lo debes dejar estar, sino que debes consultar a tu veterinario!
  • Picaduras de pulga y productos antipulgas: como ya hemos comentado, las pulgas pueden ocasionar con su picadura una alergia en tu perro, irritando e inflamando su piel. Además, algunos productos antipulgas pueden causarle también reacción, por lo que te recomendamos que sigas las indicaciones del veterinario. También te recomendamos prevenir durante todo el año las picaduras, sea con collares antiparasitarios o con pipetas.

¿Cómo saber si tu perro tiene alergia?

Como hay muchos tipos de alergia los síntomas son diferentes, pero debes estar atento a la aparición de picor intenso y falta de pelo en alguna zona de su cuerpo. También los vómitos y las diarreas pueden ser síntoma de alergia, especialmente alimentaria. En cualquiera de estos casos, lleva tu perro al veterinario para que pueda hacerle las pruebas adecuadas.

¿Quieres estar tranquilo ante la llegada del buen tiempo?

  • Unaalimentación rica en antioxidantes y ácidos grasos de la serie omega 3 fortalece el sistema inmunitario y ayuda a sus defensas a mantener a raya determinados virus y bacterias.
  • Vigila de cerca su pelaje y si cambia su comportamientopara detectar cuanto antes trastornos que se deban a una alergia, así tu veterinario le pondrá el mejor tratamiento y tu perro pueda disfrutar plenamente de la primavera.

 

10 CONSEJOS VETERINARIOS PARA EL OTOÑO

Ya está aquí el otoño y con él los cambios meteorológicos bruscos. Debemos pues estar atentos para que nuestras mascotas estén protegidas. La prevención es siempre mejor que cualquier cura.

Te ofrecemos 10 consejos muy útiles para evitar enfermedades:

  1. Mantén a tu mascota protegida de los parásitos. Aunque desde ahora hasta la primavera disminuye la carga parasitaria medioambiental, cada vez el otoño y el invierno son más suaves y, los parásitos perviven mejor. Además si están dentro de casa las temperaturas serán más altas. La ecuación es: HUMEDAD +TEMPERATURA= PARASITOS. Es aconsejable el uso de antiparasitarios durante todo el año.
  2. Si sacas a tu mascota de paseo, protégela de la lluvia. Cuando vuelvas a casa seca a tu mascota. Evita que estén húmedos durante mucho tiempo. La humedad y la temperatura juntas también son amigas de los hongos y estos suelen ser muy resistentes.
  3. Ten cuidado con los cambios bruscos de temperatura. Cuando haga frío y regreses a casa intenta que tus mascotas no sufran un cambio exagerado de temperatura. Fuera, la temperatura en otoño e invierno es muy baja y al volver a casa el cuerpo tiene que acostumbrarse al calor del hogar. Los perros de exterior están acostumbrados al frío pero a los de casa los hemos hecho “urbanitas” y el problema está en esos cambios a los que su naturaleza no está acostumbrada. Con temperaturas bajas los abriguitos no están de más.
  4. Vigila su piel tanto por los hongos como por la pérdida de pelo. Esta puede ser normal por los cambios de temperatura pero hay que estar atento.
  5. No disminuyas el tiempo de paseo. Aunque los días sean más cortos y apetezca menos sacarlos, el ejercicio es vital, una parte fundamental para la salud de tu mascota. Equipa a tu mascota con los mejores complementos para que los paseos sean sólo diversión.
  6. Vigila su peso. Si por algún motivo tienes que disminuir su tiempo de paseo y ves que engorda, no descuides su dieta. La alimentación debe estar en consonancia con el ejercicio sino queremos que engorden.
  7. Cuidado con los charcos. Con las lluvias aparecen los charcos y es casi inevitable que se paren a beber en ellos. Debes impedirlo a toda costa. Un agua sucia o contaminada es fuente de numerosas enfermedades.
  8. Si es un perro vacúnale de la tos de las perreras. Es una traqueobronquitis infecciosa canina que se puede prevenir con una simple vacuna intranasal. Esta enfermedad es de fácil transmisión en el parque cuando se reúne con otros perros o cuando lo dejamos en una residencia. Aunque no es muy grave si es muy latosa.
  9. Tras el verano siempre es aconsejable hacerle un chequeo. En determinadas zonas, si tu mascota es un perro, y la leishmaniosis es endémica, es importante hacerle un test para descartarla. A veces esta enfermedad está subyacente o temporalmente asintomática y es mejor prevenirla.
  10. Nuestro último consejo como siempre es: que ante cualquier duda acude a tu veterinario habitual. Él es el que mejor te puede asesorar.

Es la hora del baño! Consejos para un baño seguro y agradable para tu mascota

El baño es una parte importante del cuidado de nuestra mascota. La mayoría de nuestros animales conviven en el mismo espacio de casa que nosotros. Debido a esto, es importante mantener una higiene adecuada, tanto para nosotros, como para ellos mismos.

A continuación, os damos una serie de consejos para hacer de la hora del baño un momento relajado, positivo y seguro.

– Es importante que acostumbremos a nuestra mascota desde pequeño al baño para que no resulte un momento traumático.

Usar productos adecuados. El pH de la piel de los perros no es el mismo que el de las personas. Por este motivo, utilizar champú de uso humano puede ser muy perjudicial para ellos. Estos champús pueden desequilibrar el pH de nuestra mascota y provocar caída de pelo, picores, dermatitis, etc.

Existen numerosos productos específicos para mascotas, en nuestras máquinas utilizamos productos profesionales de veterinaria.

– Utilizar agua templada. Los perros tienen una temperatura corporal superior a la nuestra. Si utilizamos agua caliente podremos dañarlos. Lo ideal es que esté tibia, sin llegar a estar demasiado caliente ni fría.

– Tener precauciones con ojos y oídos: cuando vayamos a bañar a nuestra mascota hay que tener especial precaución para que no le entre agua y jabón en ojos y oídos. Si cada vez que lo bañamos le entra agua en los oídos podemos causarle otitis.

Secar adecuadamente: esta parte es importante sobre todo en cachorros y en épocas de frío. Si dejamos a nuestro perro húmedo, podemos provocar una bajada de defensas y que enferme. Por eso utilizamos los expulsadores de aire caliente, que es lo ideal para su pelo y su piel.

El secador lo debemos utilizar con aire templado y a una distancia prudente del cuerpo de nuestra mascota. Si lo acostumbramos desde pequeño a su uso, será más sencillo para nosotros.

– Cepillarlo adecuadamente: tras el baño, sobre todo en perros de pelo largo es muy importante cepillar. Haciendo esto, podremos quitar los nudos que se hayan podido formar y el exceso de pelo muerto que pueda tener.